La California rural utilizará mosquitos modificados genéticamente para luchar contra sigilosos depredadores

0
64
La California rural utilizará mosquitos modificados genéticamente para luchar contra sigilosos depredadores

VISALIA, California – Hace siete meses, Bryan Ruiz se mudó con su familia a una casa recién construida, en este centro agrícola del Valle Central, y pronto se sintió atacado.

Los mosquitos les picaban y acosaban a plena luz del día. Buscó una fuente de agua en la que los insectos se podrían estar reproduciendo, y se fijó en una tubería recién excavada, destinada a drenar el agua del patio trasero hacia la parte delantera. Levantó la tapa y dentro encontró un pequeño charco en la línea de drenaje, que no tenía suficiente pendiente para vaciarse por completo.

Cogió una jeringuilla y sacó agua, sabiendo lo que iba a encontrar: las larvas del Aedes aegypti, una de las mayores amenazas para el ser humano en el planeta.

Ruiz sabía lo que buscaba porque está a cargo de un equipo recién formado que, durante el verano, recorre el norte del condado de Tulare para combatir la invasión del Aedes aegypti, un mosquito capaz de infectar a los humanos con enfermedades mortales como dengue, chikungunya, fiebre amarilla y zika.

Desde que se instaló en California hace menos de una década, Aedes aegypti se ha extendido rápidamente por todo el estado, y su territorio abarca ahora desde el desierto del condado Imperial, en la frontera entre Estados Unidos y México, hasta la ciudad de Redding, en el boscoso condado de Shasta, a unas 750 millas al norte.

Para luchar contra el aegypti, los distritos para el control de mosquitos recurren a las mismas herramientas que utilizaban hace décadas —pesticidas y la retirada de las fuentes de agua—, aunque el cambio climático y las prácticas agrícolas permiten que los mosquitos prosperen en lugares antes inhabitables.

Pero los funcionarios del condado de Tulare esperan que la región sea pronto un campo de pruebas para una nueva tecnología, incluido un mosquito modificado genéticamente, con el objetivo de prevenir el brote de enfermedades que ahora son comunes en regiones del Caribe, América Central y del Sur, donde el Aedes aegypti está muy extendido.

El peligro más inmediato de los mosquitos en el condado de Tulare proviene de un género diferente, el Culex, que suele picar al amanecer y al atardecer y que puede transmitir el virus del Nilo Occidental, la encefalitis de San Luis y el virus de la encefalomielitis equina occidental, todos los cuales pueden ser mortales.

En la última década, California ha registrado más de 4,000 casos de Nilo Occidental y al menos 220 muertes. Los distritos para el control de mosquitos de Tulare han invertido muchos recursos en esa batalla, incluyendo la liberación de una serie de productos químicos, el mantenimiento de un criadero de peces que se alimentan de larvas y, más recientemente, la compra de un dron para transportar pesticidas al interior de los campos de maíz.

Sin embargo, el Aedes aegypti sigue siendo una preocupación creciente y resulta mucho más difícil de combatir.

Para entender esta lucha, primero hay que comprender lo difícil de detectar que es el Aedes aegypti. Los mosquitos pueden poner sus huevos en espacios tan pequeños como un tapón de botella, y las hembras los distribuyen por múltiples lugares; los científicos suelen referirse a sus “hábitats crípticos”.

La mayoría de los huevos de mosquito necesitan agua para sobrevivir, pero los del Aedes aegypti pueden permanecer latentes durante meses, y revivir cuando finalmente llega el agua. Y un mosquito puede picar muchas veces, picando repetidamente a la misma persona o pasando de una a otra. Hasta convertirse en una amenaza letal si una de esas personas resulta ser portadora de dengue o de algún otro virus.

En un mundo cada vez más globalizado, las personas viajan a lugares donde el dengue es endémico y lo traen a Estados Unidos. Si un mosquito les pica, la enfermedad puede propagarse localmente. Eso es lo que ocurrió en los Cayos de Florida en 2020, donde más de 70 personas se infectaron antes de que se detuviera el brote.

California ha evitado hasta ahora los brotes locales de las enfermedades que transmite el Aedes aegypti. Pero ha importado casos —California ha registrado siete casos de dengue importado este año— y con la población de mosquitos en aumento, los expertos dicen que los brotes son solo cuestión de tiempo.

El Distrito de Control de Vectores y Mosquitos Delta, en el condado de Tulare (California), captura mosquitos, incluido el Culex quinquefasciatus que aparece en la foto, para realizar pruebas de enfermedades y de resistencia a los pesticidas. En el Valle Central de California, los mosquitos Aedes aegypti han desarrollado una amplia resistencia a los piretroides, la familia de productos químicos más utilizados para matar a los mosquitos adultos. (Anna Maria Barry-Jester/KHN)

Aedes aegypti es un viajero frecuente, que recorre el mundo en la carga. Sin duda, se ha introducido en California millones de veces. Pero no fue hasta hace poco que se afianzó, dijo Chris Barker, profesor asociado de patología, microbiología e inmunología en la Universidad de California-Davis. Se detectó por primera vez en 2013 en tres ciudades de California: Menlo Park, Clovis y Madera.

Hoy, el Aedes aegypti se ha extendido por más de 200 ciudades de California y 22 condados. Y ha puesto a prueba a los distritos para el control de mosquitos. “Ha supuesto mucho trabajo extra, personal extra y demanda financiera extra”, explicó Barker. “E independientemente del riesgo de enfermedades, un gran problema es la molestia de las picaduras”.

Debido a la amenaza que suponen los mosquitos, cuando el Distrito de Control de Vectores y Mosquitos del Delta, donde trabaja Ruiz, detectó el aegypti en 2014, el distrito se apresuró a erradicar la amenaza. Su método de erradicación exigía buscar en cada rincón de la zona donde el Aedes aegypti había fijado su residencia y limpiar las fuentes de agua varias veces a la semana.

Según la subdirectora del distrito, Mir Bear-Johnson, la gente se sintió tan molesta por la dura campaña de erradicación que pasaron casi cinco años antes de que esa comunidad volviera a pedir ayuda. Lo cual es un problema, porque el distrito depende en parte de los informes de los residentes para saber dónde están los mosquitos.

La erradicación también fue pasajera. En 2015 se reintrodujo el Aedes aegypti, y esta vez los feroces mordedores se extendieron por Visalia, la mayor ciudad de la zona. Dado que el Aedes aegypti puede encontrarse ahora en todo el Valle Central, la erradicación ya no parece una opción, señaló Mustapha Debboun, un entomólogo que se trasladó desde el condado de Harris, Texas, en marzo de 2020 para dirigir el distrito del Delta.

Los mosquitos Aedes aegypti de la zona también son ampliamente resistentes a los piretroides, la familia de productos químicos más utilizados para matar a los mosquitos adultos. Los piretroides son muy utilizados por las empresas agrícolas de la zona, lo que probablemente contribuya a lo que Barker describió como una resistencia de casi el 100%.

Por eso Debboun y sus colegas están interesados en el mosquito modificado genéticamente. Su esperanza es que estos mosquitos reduzcan el número de Aedes aegypti salvajes, al cruzarse y producir una descendencia de corta vida.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) aprobó recientemente un ensayo en Tulare del mosquito transgénico, elaborado por una empresa llamada Oxitec. La empresa afirma que su producto libera solo mosquitos macho, que a diferencia de las hembras no pican. Los mosquitos han sido modificados genéticamente para ser portadores de un gen “autolimitante” que se transmite durante la cría y que, en teoría, impide que las crías sobrevivan hasta la edad adulta. Ya se han liberado en varios lugares, como Brasil y las Islas Caimán.

Mustapha Debboun, director del Distrito de Control de Vectores y Mosquitos Delta, muestra un prototipo de un producto antimosquitos que Oxitec espera poder vender directamente a los consumidores estadounidenses. Si todo va según lo previsto, los consumidores añadirían agua y los mosquitos diseñados por la empresa cobrarían vida. (Anna Maria Barry-Jester/KHN)

También se liberaron en los Cayos de Florida el año pasado. Allí, Oxitec se enfrentó a la oposición de algunos propietarios preocupados por los riesgos de liberar plagas genéticamente modificadas en la naturaleza. Los funcionarios locales pusieron el tema en la votación de 2016, y los residentes del condado, que para entonces se habían enfrentado tanto al dengue como al zika, votaron a favor.

Ahora, Oxitec y el distrito de mosquitos del Delta aguardan la autorización del Departamento de Regulación de Pesticidas de California para liberar los insectos en la naturaleza. El trabajo sería financiado por Oxitec, dijo Debboun, con la ayuda de su personal.

El objetivo es aprovechar las investigaciones anteriores, que demuestran que el Aedes aegypti transgénico reduce temporalmente la población de mosquitos silvestres, pero ha dejado a los científicos con interrogantes sobre los posibles efectos en el medio ambiente y sobre la eficacia del esfuerzo a largo plazo para reducir las enfermedades. Una de las incógnitas es si los mosquitos de Oxitec son realmente incapaces de producir una descendencia viable con las hembras silvestres.

Otra cuestión, apuntó Barker, el experto de la UC-Davis, es qué ocurre cuando los mosquitos de Oxitec se encuentran con la tetraciclina en la naturaleza. La tetraciclina es un antibiótico que se utiliza habitualmente para controlar las infecciones en la ganadería y la agricultura, dos elementos que abundan en el Valle Central.

Los mosquitos Oxitec se crían con una especie de interruptor que desactiva el gen autolimitador cuando entran en contacto con la tetraciclina. En el laboratorio, este interruptor permite a la empresa criar los mosquitos transgénicos. Si se activa en la naturaleza, la preocupación es que las crías de los mosquitos no mueran.

Por otra parte, Barker espera que California haga un seguimiento independiente del experimento. Es uno de los investigadores a los que les preocupa dejar ese análisis en manos de una empresa privada que depende de los beneficios. “Si una fuente independiente y la empresa están de acuerdo cuando se muestran los resultados finales, eso tiene mucho más poder y mucho más potencial para el futuro”, añadió Barker.

Rajeev Vaidyanathan, director de operaciones en Estados Unidos de Oxitec, expresó que el Distrito de Control de Vectores y Mosquitos del Delta de Tulare era uno de los distritos interesados en acoger el ensayo. Uno de los argumentos fue el entusiasmo de Debboun por las nuevas tecnologías.

Debboun había ayudado a realizar una prueba en Houston de un producto llamado MosquitoMate, que libera mosquitos macho infectados con la bacteria Wolbachia. Cuando los mosquitos MosquitoMate se reproducen con hembras silvestres, producen huevos que no eclosionan. Esos mosquitos también se probaron en el condado de Fresno en 2018 y 2019 y condujeron a una reducción del 95% en las hembras de Aedes aegypti, según un estudio. Sin embargo, ese distrito comunicó a The Fresno Bee que no tenía el dinero para continuar el proyecto por su cuenta.

“Estamos ante opciones fantásticas y brillantes”, indicó Eva Buckner, profesora de la Universidad de Florida que asesora a los distritos para el control de mosquitos de Florida. “Creo que tienen mucho potencial”. A Buckner le gustaría saber cuál sería la relación coste-beneficio para un uso generalizado por parte de las agencias gubernamentales, en comparación con otras intervenciones, una cuestión que la investigación de Tulare podría ayudar a determinar. E independientemente del precio, advirtió, no existe una bala de plata contra los mosquitos, que han perdurado en la Tierra durante millones de años.

Oxitec quería probar su tecnología en la árida California Central, señaló Vaidyanathan, porque así podría demostrar que puede funcionar en todo el suroeste invadido por el Aedes aegypti. Oxitec espera que sus mosquitos se vendan finalmente a los distritos para el control de mosquitos de Estados Unidos y directamente a los consumidores estadounidenses.

Esa opción ya está disponible en Brasil, a través de un servicio de suscripción para consumidores que cuesta entre $10 y $30 al mes. En el prototipo estadounidense, los mosquitos vendrían en una caja hexagonal decorada con los insectos. Si todo va según lo previsto, los consumidores solo tendrían que añadir agua y los mosquitos cobrarían vida.

esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Read More

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here